CUADRIVIUM
P.103 ..................
CERTAMEN....................... P.105

....Tercer premio: “La conmemoración” , firmado con el seudónimo de Zoilo Bello, es una reflexión lineal sobre los acontecimientos del “98” y el destino político de la Isla. Contrario al furibundo alegato político del protagonista de “El suspiro de cien años”, los protagonistas dc “La conmemoración” abordan el tema con gran parsimonia y el autor nos regala, sorpresivamente, un final abierto.
....El jurado estuvo compuesto por el profesor Andrés Candelario, el escritor Daniel Nina, y el alumno y periodista Héctor I. Monclova Vázquez.

CUENTO: Laudo

....¿Cómo al narrar una historia se narra la historia?
....Este problema, desconocido por resuelto en otras culturas desde tiempos inmemoriales, ha sido un martillar de conciencia en el mundo literario latinoamericano, especialmente desde que aquel antropólogo y musicólogo cubano nos lo trajera en su primera propuesta, tan vivo come un microorganismo que muta, evoluciona y supera todo intento de nuestra parte por sofocarlo.
....Si bien es cierto que la narración engendrada por la historia precede por mucho a Carpentier (y aquí vienen a la mente la cólera funesta del pélido Aquileo, las mil naves que arrastró el rostro de Helena y el suave caer del valiente Héctor) no deja de ser cierto que los Homeros de este lado del mundo y de este tiempo, que, como decían los indios papagos de Arizona de los astrónomos que invadían sus cielos a principios del siglo, “tienen ojos largos”, tienen ante su silcncio Ia encomienda de construir otra narrativa, un ente distinto que parte de componentes paralelos. Dc una nueva especie de historia, de una especie de magia simpática, que nos contenga a todos en un gesto.
....Así, pasando por la leviatánica fortaleza que vio Carpentier en una montaña, pintada con sangre de toros, por el arco voltaico que formaron Lezama Lima y un pez que saltaba, por un general argentino de las guerras de independencia que se le descarnaba en los brazos a Sábato por e1 déspota ilustrado de Roa Bastos, por el mundo de constante putrefacción que Vargas Llosa supiera ver desde las épicas de la desesperación de Faulkner, por el paradigma de un pueblo fantasma de telescopios y hielo y una multitud que cae como un gran guineo mondándose ante los ojos de García Márquez, hasta la ciudad asediada por los ingleses ante el coro quc les hacía el alarido atronador salido de una oreja gigante que respondía a la garganta del lucífugo niño Avilés de Rodríguez Juliá y el sueño de la hija de una bruja que se moría de puro hermosa ante un mundo globalizado mientras la sueña Marta Aponte Alsina,. La historia que narran es un cuento harto entrelazado con una historia vivida por todos nosotros pero de vida independiente al dato que celoso pide su referencia.
....¿Cómo narramos la totalidad de todos nosotros en el momento de uno solo? ¿Cómo podemos imitar a los corales, que saben vivir su momento de mariposa encima de los cadáveres de generaciones que les precedieron? ¿Cómo se puedc ver a Troya quemándose a través de una sola mirada? ¿C6mo en un segundo una pupila nos puede revelar ojos largos hacia adentro?
....A esto se suma otro problcma: ¿Con qué apéndices, con qué brazos, con qué tentáculos, con qué mandíbulas una generación en específico atrapa todos esos sedimentos y detritos, para luego metabolizarlos y hacerlos parte de su más íntima composición orgánica, que lucgo será a su vcz sedimentos y detritos?
....Eso solamente lo puede contestar esa generación cspecífica y eso es lo que aquí responden los jóvenes quc aceptaron el reto de crcar una historia relacionada con el año 98, aquél y éste. Todos, independientes a salir premiados o no, fueron valientes

P.104


P.103.......................................P.105