BiografíasEnlaces


Pedro Juan Soto


1928-


Pedro Juan Soto nace en Cataño, P. R., el II de julio de 1928, hijo de Alfonso Soto, natural de Ceiba y doña Helena Suárez, natural de Cataño. Estudia sus grados elementales en su pueblo natal, y escuela secundaria en Bayamón. En Nueva York, en 1946, recibe el título de Bachiller en Artes en la Universidad de Long Island. Perteneció al ejército de Estados Unidos, un año. Regresa a la vida civil y se matricula en la Universidad de Columbia Nueva York, en donde termina su grado de Maestría en Artes (1953). Fue redactor de la revista Visión. Regresa a Puerto Rico en enero de 1955 y se instala como miembro de la División de Educación de la Comunidad y forma parte de la Editorial.
Ha colaborado en el Diario de Nueva York, Temas, Ecos de Nueva York y Visión. Publica en revistas locales: Asomante, la del Instituto de Cultura Puertorriqueña y periódico ElMundo Sus cuentos han merecido premios: Garabatos, segundo premio en el Festival de Navidad de 1953, y Los Inocentes, el primer premio en ese mismo Festival, en 1954. En un concurso de obras teatrales, celebrado por el Teatro Experimental, del Ateneo Puertorriqueño en San Juan, en 1955, obtuvo el premio ofrecido, por su pieza El Huésped. Autor de Usmaíl sobre la tragedia de Vieques.

Comparte su tiempo entre escribir y dedicarse a la docencia como profesor de Literatura en la Universidad de Puerto Rico. Pertenece al grupo de René Marqués, José Luis González, Arturo Parrilla, Emilio Díaz Valcárcel, Juan Enrique Colberg y Edwin Figueroa. Su cuento de estas últimas décadas (1945 a 1967), se orienta hacia una fuerte tendencia de protesta social y política.
Para la década de los 70, escribe la novela La temporada de duendes (1970), A solas con Pedro Juan Soto (1973) y El huésped, Las máscaras y otros disfraces, las publica un año después. En 1976 publica el libro de cuentos, Un decir y en 1983, su última novela Un oscuro pueblo sonriente. En 1990, pública junto a su esposa, Carmen Lugo Filippi, su obra En busca de J. L de Diego Padró. Ha logrado un sitial de importancia en la literatura puertorriqueña, al ser uno de los escritores más fecundos y respetados en nuestra Tierra. Cultiva casi todos los géneros.


BiografíasEnlaces