Asesinatos de Hiram Rosado y Elías Beauchamp

Joaquín G Chévere Rivera

Era la terrible época de la represión brutal contra el Partido Nacionalista por el sanguinario gobernador yanki Blanton Winship. El mismo que un año después sería el responsable principal de la Masacre de Ponce. El año anterior, el 24 de octubre de 1935 la Policía Colonial asesina a cuatro jóvenes nacionalistas. Pasará a la historia como la Masacre de Río Piedras. Seguían ordenes de Francis Riggs Coronel yanki, jefe de la policía. Previamente este le había declarado la guerra a los nacionalistas. Es dentro de esas circunstancias que los jóvenes Hiram Rosado y Elías Beauchamp ajustician al fascista Francis Riggs. Los jóvenes son arrestados y llevados al cuartel de la Policía de San Juan. Allí fueron acribillados a balazos. Asesinatos viles que respondían a la agenda represiva del Gobierno de los Estados Unidos contra el Partido Nacionalista por lo que este representaba. Eran una amenaza para el sistema colonial. Arrecia la represión. Semanas mas tarde el Maestro Pedro Albizu Campos y siete dirigentes nacionalistas son acusados en la corte imperial de conspirar para derrocar el Gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico. Eventualmente serán enjuiciados y condenados a condenas de 7 a 10 años de cárcel a cumplirse en prisiones del imperio. Cárcel y exilio. Pero esa es otra dolorosa historia para otro recordatorio. Lamentablemente, las muertes quedaron impunes. Hiram Rosado y Elías Beauchamp, dos valientes patriotas que entraron dignamente a nuestra historia. Víctimas del Imperio Yanki. Honremos su  memoria, continuando nuestra lucha sin descanso por la libertad de nuestra patria.