La Masacre de Río Piedras

Joaquín G Chévere Rivera

Para el 1935 gobernaba la colonia el sanguinario General Blanton Winship que dos años mas tarde sería el principal responsable de la Masacre de Ponce. La Policía bajo el mando de otro yanki, también militar, el Coronel Francis E. Riggs. Ambos impuestos por el presidente del imperio, Franklin D. Roosvelt. No era casualidad esa combinación funesta de militares en puestos claves. La agenda era clara. Aplastar al Partido Nacionalista que entonces dirigía el Maestro Pedro Albizu Campos. Ya  Don Pedro se había convertido en símbolo de la lucha y resistencia. Es dentro de esas circunstancias que el Coronel Riggs planifica el plan represivo el día 24 de octubre de 1935. La Policía Colonial asesina a cuatro jóvenes nacionalistas: Ramón S. Pagán, Pedro Quiñónez, Eduardo Rodríguez y José Santiago. Sobrevive Dionisio Pearson. Lamentablemente, como siempre, los crímenes quedan impunes. Mártires para nuestra dolorosa historia. Hagamos lo posible por mantener viva nuestra memoria colectiva. Como siempre reiteramos, prohibido olvidar. Jamás olvidar que la muerte de esos patriotas no haya sido en vano. Honremos su memoria luchando sin descanso hasta alcanzar lo que fue la gran aspiración de sus vidas y de las nuestras, la independencia de nuestra patria, Puerto Rico.