Devocionario, oración para todos

 
  Volver  
 

Oración al Señor de los Milagros

¡Oh dulcísimo Jesús crucificado! Alabada sea para siempre la infinita misericordia con que en esta sagrada imagen habéis querido renovar los admirables prodigios que durante vuestra vida mortal obrasteis en favor de la pobre humanidad. A vuestras sagradas plantas, ¡Oh Jesús de los Milagros!, cuántos desgraciados han obtenido remedio a sus males: los enfermos, salud; los afligidos, consuelo; los pecadores, perdón, y con el perdón, el tesoro inapreciable de vuestra gracia y amistad. ¡Jamás necesitado os invoco sin recibir de vuestra inefable caridad auxilio oportuno! También nosotros, ¡Jesús!, venimos a implorar el infinito poder de vuestra misericordia, y a pediros remediéis, ante todo, las dolencias, que afligen nuestras almas. Por la sed que tuvisteis de redimirnos; por vuestra pasión; por esa llaga que la lanza abrió en vuestro costado, y que en esta vuestra imagen venerada renovaron nuestros pecados, perdonadnos y salvadnos.

¡Oh Jesús! que amargamente nos pesa de haberos ofendido. Sea éste, ¡Oh Cristo Salvador! el milagro supremo de vuestra infinita caridad: el hacer que corazones un tiempo alejados de Vos por el pecado, os amen ya de veras, perseveren en vuestro amor, y la muerte en vuestro amor les asegure el eterno paraíso. Y Vos, ¡Oh, María, Madre dolorosa!, Vos que, concebida inmaculada, aplastasteis la cabeza la infernal serpiente, completad vuestra victoria haciendo reinar a vuestro Hijo en los corazones de todos los que os llamamos Perpetuo Socorro, Madre y esperanza nuestra. Haciendo reinar en nuestra patria, en el universo eterno y finalmente en todos sus escogidos, por los siglos de los siglos. Amén