TEMAS del 21-30

         INICIO

          TEMAS 01 al 10

          TEMAS 11 al 20

          TEMAS 21 al 30

          TEMAS 31 al 40

          TEMAS 41 al 50

 21- Profeciones Antiguas

 22- Dios se manifiesta como es

 23- No conformarse con poco

 24- Desfigurado

 25- Idolos Sagrados

 26- Epidemia Incurable

 27- Educación versus Instrucción

 28- Un Ave modelo de creyentes

 29- El Mandamiento de la Alegría

 30- Paradojas del ser humano

 

        

     

       21- PROFESIONES ANTIGUAS


       

     No voy a hacer una investigación sobre la antigüedad de las actividades del ser humano. He oído algunas veces que la profesión más antigua es la prostitución, cosa que no me extraña en una sociedad que está depravada por los excesos sexuales.
     Quizás esto sea fruto de que algunas veces se han creído que el pecado de nuestros primeros padres fue de carácter sexual, cosa que no es muy probable, pues el mismo Dios le da la orden de que crezcan y se multipliquen. Claro que podría haber sido que hiciesen uso de una forma aberrante del sexo en el  matrimonio como hacen muchos hoy día.
     La primera actividad del hombre que se   menciona en la Biblia es ser agricultor. En la segunda narración que hace de la  creación en el capítulo 2 del Génesis vemos que Dios piensa en el hombre como agricultor, actividad principal cuando se escribía este relato. < No germinaba la tierra hierba por no haber todavía hombre que la labrase>. Es una idea que repite unos versículos más adelante.
     Pero meditando el Evangelio he llegado a la conclusión que el oficio más antiguo es el de pasar la vida confesando los pecados de los demás. Parece que muchos confunden la obligación de confesar los pecados personales y se pasan confesando los de los otros y los suyos los ocultan y olvidad.
No es raro que la esposa confiese los pecados del esposo, éste los de ella y ambos los de los hijos, y hasta los de los vecinos y compañero de trabajo. Y cada hijo confiesa los pecados de sus hermanos y padres. Esto lo confirma la historia Sagrada.
      Adán confesó el pecado de Eva y ésta, el de la serpiente. Este oficio es, pues, tan antiguo como la existencia del hombre sobre la tierra. Cristo en el Evangelio quiso enseñar que los pecados que hay que confesar son los propios y no los de los demás y esto le causo serios problemas.
     Los fariseos habían aprendido y practicaban maravillosamente este oficio de confesar los pecados de los demás y Cristo intentó enseñarles que confesasen los suyos propios, que no eran pocos, y aun cuando Cristo se los descubría, nunca los aceptaron y siguieron en el empeño de confesar constantemente los de los demás.
     Se podría hacer una tesis doctoral sobre este tema. Basten algunos ejemplos. Vemos con qué vehemencia confiesan el adulterio de aquella pobre mujer que presentan a Cristo para que la condene. ( Jn.8, 1) Fueron por lana y volvieron trasquilados, como dice el refrán. Y ya que hablamos de mujeres tenemos otro caso la pecadora que lava los pies a Cristo con sus lágrimas. Simón es maestro en este viejo oficio Y nos confirma que el que confiesa los pecados ajenos, se incapacita para reconocer los propios. No se había dado cuenta, al parecer, de la falta de delicadeza que tuvo con su huésped.
      El fariseo en el templo es un caso bien llamativo. Confiesa los pecados de todos, y de una manera especial los del publicano que estaba con él.
Los fariseos también confiesan los de los discípulos cuando les ven cortar espigas para comer. Cristo siempre rechaza al que confiesa pecados ajenos y por eso defiende a sus discípulos, como en los casos anteriores. Esto no es todo. Los fariseos confiesan los supuestos pecados del mismo Cristo, cuando dicen a Pedro que Jesús no paga el tributo.
      Jesús quiere corregir este defecto y tiene expresiones muy gráficas. Es el caso cuando le dice que hay gente que ve una brizna en el ojo ajeno, pero no ve una viga en el propio. (Mt.7, 3). Primero hay que reconocer la situación personal y después ayudar al hermano a que vea la suya.
     Llegué a una conclusión bastante triste. Nunca había pensado que hubiera tanta gente que lea el Evangelio, con tan poca inteligencia.
La profesión de los necios es pasar el tiempo confesando pecados ajenos, y es la más antigua y es en la que hay más gente empleada.
     Yo creo que es así pero tú puedes pensar de otra manera.

 

        22- DIOS SE MANIFIESTA COMO ES

  

    Una de las cosas que los creyentes no meditamos mucho es la manera de cómo Dios se manifiesta. Es de la forma menos llamativa posible, aunque esta manera de actuar, es un obstáculo para muchos para encontrarse con Dios. Pero es su forma constante de actuación, tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo y también en nuestros días.
      A nosotros nos gustaría que lo hiciese de una forma llamativa, porque nos gusta la ostentación y lo que a nosotros nos gusta queremos que Dios lo realice a nuestra manera. El pecado de nuestros primeros padres fue el querer ser como Dios, y fue un intento fallido. Nosotros ahora intentamos que Dios sea como nosotros. También es misión imposible, aunque hay gente que lo fabrica a su imagen y semejanza, viendo milagros que no son más que la manifestación, no de Dios, sino de imaginaciones enfermizas. Le atribuyen a Dios acciones milagrosas que no son tales.
     Cuando Dios quiere modificar alguna de las leyes naturales que El ha establecido, normalmente, se esconde detrás de algunas de sus criaturas, los Santos. Hay gente que cree que Dios va a hacer ostentación de su poder omnipotente para satisfacer la curiosidad de los que no tienen fe.
      Tenemos el caso que nos cuentan de Moisés en Ex.33, 18s y otro como este relato en el primer libro de los Reyes 19, 9s. Quizás estos casos están narrados para que los judíos no confundiesen al Dios personal y trascendente con las fuerzas de la naturaleza, como hacían los pueblos paganos.
     Este proceder de Dios, que se manifiesta, no en acontecimientos llamativos, sino en una leve brisa, imagen del Espíritu Santo, tiene sus consecuencias, pues hay mucha gente que pasa su vida buscando a Dios y nunca lo encuentran porque no se manifiesta como ellos quieren. Me atrevo a afirmar que la causa de condenar a Cristo a muerte fue por no querer manifestarse como se lo pedían sus contemporáneos.
     Demos un vistazo a la vida de Cristo narrada por los Evangelios. Su contemporáneos
no creyeron en El porque siempre se manifestó distinto de las ideas que tenía preconcebidas sobre el Mesías.
Su nacimiento fue desconcertante para todos los que le esperaban. Su Rey nace en un establo Y hasta el pueblo donde crece estaba desacreditado entre los israelitas. < De Nazaret puede salir algo bueno> (Jn. 1, 46)
       Sus mismos familiares, y, en general, los dirigentes del pueblo, quieren que se manifieste según sus ideas preconcebidas de un Masías político y guerrero. Cuando se lee el Evangelio se constata que constantemente Cristo está sometido a esta presión de manifestarse ostentosamente. Sus enemigos le piden que haga signos para que puedan correr en El y hasta en el momento de su muerte le piden que se baje de la Cruz. Cristo siempre sigue su modo de actuar, sencillo, nada llamativo. Esto es lo que nos enseña el apóstol cuado nos dice .
Puede ser que la traición de Jedas fuese motivada para forzar a Cristo a que hiciese ostentación de su poder que tenía como Dios. No ignoro que el Evangelio nos dice que fue la codicia, porque Judas era ladrón, pero quizás pensó ganar dinero a cuenta de Cristo sin que éste sufriese daño, pues podía desentenderse de sus enemigos, como lo había hecho muchas veces.
     Después de la resurrección hace lo mismo. Se presenta siempre de incógnito en todas sus apariciones. Recordemos como ejemplo la de los discípulos de Emaús, (Lc.24, 13); a María Magdalena en el sepulcro, (Jn. 20, 11); a los discípulos al lado del lago...
Estos hechos me hicieron llegar a una conclusión. Muchos de los que dicen que buscan a Dios, nunca lo encuentran, porque buscan un Dios que se manifieste de una forma ostentosa. Ese Dios solamente existe en la mente de los que no tienen fe. Por eso Cristo viendo lo empedernidos que somos en buscar un Dios ostentoso exclama:  (Lc.10, 21)
Para encontrar a Dios hace falta humildad. Esto es lo que yo pienso. Usted puede pensar distinto.

 

        23-  NO CONFORMARSE CON POCO

 

      

      El ser humano es muy ambicioso para las cosas materiales. Cuando se trata de la posesión de dinero, símbolo del ansia de placer y poder, su ambición no tiene límites y es capaz de hacer sacrificios inconcebibles para conseguirlo. No se conforma con poco y siempre aspira a más, porque el ansia de poseer nunca se sacia.
     Sin embargo hay otras cosas por las que la mayoría de los seres humanos no sienten este interés. Estoy pensando, por ejemplo, en la consecución de valores morales o en la posesión de la verdad, y mucho menos de la verdad revelada. En este terreno se conforman con muy poco o nada. Esto es lamentable porque la verdad religiosa y moral que Dios nos ha revelado en la Biblia, y por medio de la Iglesia de Cristo, es de gran trascendencia para el ser humano, no solamente para esta vida, sino para su destino eterno.
     Esta verdad revelada debe conocerse y aceptarla en su totalidad. Hay gente que se conforma con poco y aceptan algunas verdades reveladas cuando concuerdan con su propio criterio. Seleccionan aquellas que le parecen se acomodan a su forma de vivir, rechazando las demás. Se hacen una edición de la Biblia para uso personal. Se suprime de ella todo lo que molesta.
     Así tienen origen las sectas en la Iglesia. Todas ellas, unas más y otras menos, poseen una parte de la verdad revelada. Pero al fraccionar la verdad, la parte que rechazan, la suplen con algo que inventan y presentan como verdad.
     El problema mayor es que se presenta esa verdad fraccionada como si fuera la verdad completa y esto lleva a mucha gente de buena voluntad a vivir en el error y a defenderlo con tesón, pensando que están defendiendo lo que Dios ha revelado para la salvación del género humano, cuando, en realidad, defienden algo que no es más que el fruto de la imaginación de algún visionario.

      El problema de admitir una verdad, y si es religiosa mucho más, compromete a un estilo de vida consecuente con dicha verdad. Por eso es más fácil negar dicha verdad y de esta manera se tranquiliza la conciencia.
      Cristo que conocía muy bien la manera de ser del hombre no quiso que nadie dudara donde puede encontrar la totalidad de la verdad revelada. Al despedirse de sus Apóstoles en la Ultima Cena se lo revela, aunque solamente los que tienen verdadera fe en El lo aceptan.
En el Evangelio de San Juan, 14, 26 y 16, 13 encontramos estas afirmaciones:
      No podemos conformarnos con menos. Cristo funda su Iglesia para que todos los que ambicionen conocer toda la verdad revelada sepan donde la puede hallar... en la Iglesia Católica.
Yo tengo esta certeza, pero usted puedes tener duda.
 

       

       24-  DESFIGURADO

      Estamos acostumbrados a hacer referencia al texto del Génesis en el que el autor sagrado, para realzar la gran dignidad del hombre, nos dice que fue creado a imagen y semejanza de Dios. No hay duda que esto es una realidad grandiosa. (Gén.1, 26 )
      En retiros, en escritos y en predicaciones se hace referencia a este texto y como el pecado de nuestros primeros padres dañó esta imagen de Dios en el hombre. Con la Redención de Cristo se restaura de nuevo, aunque por los pecados personales se deteriora también de nuevo.
      Pero se hace pocas veces referencia al texto donde nos dice (Génesis.2, 7) que antes de infundirle el alma, modeló el cuerpo humano del barro para darle. Creo que es muy importante fijarse en esto, porque no llega con enseñar que el pecado deteriora la imagen de Dios en el hombre sino deteriora la forma de hombre que también es obra de Dios.
     Para muchos, el decirle que pierden la imagen de Dios que llevan impresa en su alma, no les dice gran cosa, pues muchos ni creen que tienen alma. Miran el pecado como si fuera algo inofensivo al hombre como tal. Lo triste es que el pecado deteriora la forma de hombre que también recibió como don de Dios. Y esto se percibe por los sentidos, observando las consecuencias físicas de muchos pecados.
      Esta forma de hombre salida de las manos de Dios se puede reducir a tres elementos: uno interno, otro externo y como el hombre fue creado para vivir en comunidad, hay otro elemento social.
En el interino están las cualidades y potencias naturales del alma humana. El pecado empieza a deteriorar hombre primero por dentro. Su voluntad disminuye, su poder de decisión racional se va anulando, de tal manera que llega el momento que actúa sin ningún parámetro racional. Se esclaviza al pecado y pierde la capacidad de ser libre. Tenemos el ejemplo de los que sabiendo que tienen casi la certeza de contraer el SIDA, son incapaces de renunciar al placer sexual.
Serían infinitos los ejemplos que se puede traer a colación: drogas, alcohol, la ambición incontrolada por el dinero que lleva al robo con peligro muchas veces de perder la vida. Cada pecado va deteriorando el interior del hombre.
     El otro elemento externo, lo visible del hombree, no queda mejor parado. El vicio, no importa cual sea, convierte exteriormente al ser humano en algo tan lamentable que nos hace expresar nuestros sentimientos ante sus efectos con la expresión lastimera de.
No hace falta hablar mucho del tercer componente, el social. Sencillamente pesemos en la suerte que corren los enfermos de SIDA, que aun los familiares más allegados los rechazan.
      Me parece que para los que tienen fe, les debe horrorizar el pensar que el pecado les hace perder la imagen de Dios en su lama y con eso la vida eterna. Pero para ellos, como para los que no tienen fe, no está mal que se enfatice que el pecado arruina la forma humana que Dios les dio como hombres.
Primero hay que cuidar la forma que nos dio Dios como seres humanos y comprendiendo esto será más fácil ver la gran importancia que tiene la imagen de Dios en el alma.
      Yo pienso de esta manera. Los que piensen de otra me gustaría me lo dejaran saber
.



25- IDOLOS SAGRADOS



     Cuando se habla de la idolatría se hace referencia casi siempre al becerro de oro que los Israelitas fabricaron en el desierto. Me he preguntado si no tenían otros ídolos que nunca consideraron como tales, porque se trataba de algo muy sagrado para ellos y muy ligado el mismo Dios. Me refiero a la misma Ley de Moisés o Escrituras Santas que la consideraron tan sagrada que hicieron que ocupase el lugar de Dios y no un medio para llegar a EL.
  
   Uno de los problemas de los fariseos con Cristo es precisamente que convirtieron la observancia de la Ley en el fin último de tal manera que en vez de ser la ley de Dios, es < su Dios>. Esta es una de las rezones por las que Cristo está siempre enfrentado con ellos. Para Cristo la observancia de la ley es un medio para servir a Dios en el prójimo y así llegar al mismo Dios.
     El fin último de nuestra existencia es Dios. Todo las demás cosas se convierten en medios para alcanzar este Fin. La Ley, como toda prácticas religiosas, no es una excepción. La intransigencia en la observancia de los más mínimos detalles, muchas veces inventados por ellos, generaba situaciones opresoras, en vez de ser un medio liberador del hombre. La doctrina de los fariseos sobre la observancia de la ley era el medio de ejercer un control sobre los demás, controlando sus conciencias. Con esto hacían que la Ley no estuviera al servicio del hombre, sino el hombre al servicio de la Ley.
     Cristo les enseña que ningún precepto de la ley tiene categoría de fin, sino de medio. Seguramente nunca entendieron aquella frase de Cristo sobre la observancia del sábado, convertido por ellos en un ídolo porque tenía preeminencia sobre el hombre y a solo    Dios le corresponde este puesto. Es por lo que Cristo pronuncia aquella sentencia: < El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado>. Cuando cualquier observancia o práctica religiosa no es liberadora sino que esclaviza al hombre, es signo de que falta el amor y sin amor no vale nada lo que hacemos.
     Hoy se da el mismo fenómeno entre nosotros. Hay muchos que convierten la Biblia en un IDOLO.
Primero no son capaces de distinguir las ideas contenidas en la Biblia, con el libro, objeto físico, que como tal no tiene ninguna virtud santificadora. Hay ciertas denominaciones religiosas que le hacen creer a la gente que llevando una Biblia en sus manos llevan realmente a Dios con ellos. Muchas de esas personas son analfabetas funcionales y por eso no me extraña que piensen así.
     El libro, que no es más que papel y tinta, no tiene una virtud mágica sino que se convierte en palabra de Dios cuando se logra escribirla en el corazón del ser humano. Si no es letra muerta mientras esté escrita con tinta sobre el papel o pergamino, por lujosos que sean. Físicamente no hay ninguna diferencia con otro libro cualquiera. No tiene ninguna virtud salv
ífica.
     Otro error es que creen que todo lo que predican sobre la Biblia es también palabra de Dios. Lo triste es que afirman ser Dios quien habla por su boca. .....
Las personas que no viven la fe verdadera se fabrican un ídolo de cualquier cosa, por que no saben distinguir que puesto le corresponde a Dios y que puesto le corresponde a sus criaturas. En nuestro tiempo el ídolo es el dinero y el placer.
Yo pienso que hay muchos idólatras materiales, pensando que son creyentes.


26- EPIDEMIA INCURABLE

 


     Es frecuente que de vez encanado aparezcan enfermedades nuevas e incurables. En los últimos lustros del siglo 20, fue el SIDA. Pero estas enfermedades físicas, aunque asusten a muchos, no siempre son tan dañinas para la sociedad como otras enfermedades que pasan desapercibidas, porque nadie las tiene como tales. No afectan al cuerpo sino al alma.
      No hay duda que pasarán años hasta que el SIDA sea curable, pero llegará un día que se encontrará su cura.
La epidemia a la que me estoy refiriendo es muy antigua. Pero ha tomado una fuerza extraordinaria en nuestro tiempo. Se trata de una que ataca al corazón del hombre de hoy y de la que ya nos habla San Pablo en su carta a los Filipenses. Me refiero a los cristianos que son alérgicos a la cruz de Cristo. Precisamente, desde mi punto de vista, es la causa de todos los males sociales de nuestro tiempo. El deseo desenfrenado de placer corporal siempre ha sido el mal que más daño le hace a los seres humanos, porque muchas veces hasta los lleva a perder la vida.
     Dice San Pablo: . (Fil. 3,18-20).
No creo que en tiempo de San Pablo hubiera tantos cristianos que tuvieran tanto miedo al sufrimiento como hoy. Yo le llamo epidemia, porque de alguna manera nos alcanza a todos.
El problema es más serio de lo que parece. Al ser alérgicos a la Cruz y como ésta es la columna vertebral del Evangelio predicado por Cristo, buscamos sustitutos de éste y nos quedamos con el nombre de cristinos, pero con vida de paganos.
     Esta alergia a la Cruz de Cristo y a su Evangelio nos hace alérgicos al mismo Cristo que está representado en el pobre, en el enfermo, en el anciano. Ahora entre los cristianos, como entre los que no lo son, se practican crímenes tan repugnantes como es la eutanasia y el aborto, so-pretexto de una falsa compasión. Nos inventamos un vocabulario muy piadoso y pensamos que con eso ya deja de ser vergonzoso el matar a los que nos dieron la vida o a los hijos antes de nacer, porque no pueden defenderse. La hipocresía ha llegado a tal grado que llamamos a la impunidad del asesinato de los ancianos y enfermos incurables con de que no sufran, pero la realidad es para no gastar dinero ni pasar trabajo con ellos.
     Los alérgicos a la Cruz y al Evangelio se convierten en los mayores enemigos de la Iglesia de Cristo, tanto más peligrosos porque se confiesan miembros de ella. No son los que causan daño a la Iglesia los que la atacan desde afuera, sino los que se confiesan sus miembros, cuya vida no corresponde a las exigencias de Evangelio.
     Hoy son muchos los que han convertido su vientre en un dios y los que solamente aprecian las cosas terrenas, porque han perdido el sentido de la verdadera fe y son esclavos del placer. Les falta comprender la función liberadora que tiene el sacrificio personal, asociado al de Cristo. Para muchos cristianos la Cruz de Cristo se ha convertido en un escándalo.
     Así pienso yo, pero me gusta saber como piensan otros.
 
       

27- EDUCAION-VERSUS INSTRUCCION

 


     
No es fácil escribir sobre educación, porque es la actividad que trata de formar al ser humano por dentro y no solamente modificar su conducta externa. Por lo tanto dicha actividad tiene que ir dirigida a reforzar las potencialidades buenas que tiene el alma humana, sobre todo la inteligencia y la voluntad
     Por la inteligencia conocemos el bien y sabemos distinguirlo del mal. Esta los presenta como tal a la voluntad para que rechace lo malo y se apropie de lo bueno. Esto requiere de todo educador que merezca tal nombre que él posea los verdaderos valores humanos y que los sepa presentar a sus alumnos de una forma conveniente para que se enamore de ellos y se entusiasme por hacerlos propios.
     Hay muchos que confunden educar con instruir. En realidad se cataloga como persona educada los que tienen cierto grado de escolaridad. Es decir que se mide la educación por el expediente académico. Es un error, porque la educación se mide por el compromiso vital que tenga la persona ante los valores fundamentales, tanto individuales como sociales. La educación es la vivencia de dichos valores.
     Pues bien, en el proceso educativo tienen los padres una responsabilidad muy grande, pues el niño antes de entrar en contacto con el sistema educativo formal ha asimilado prácticamente los valores fundamentales, en el seno de la familia. De ahí que en todas las etapas de la vida el ejemplo de los padres es determinante, pero mucho más en la infancia y adolescencia.
     El sistema educativo formal, o sea la Escuela debe ayudar a fijar y desarrollar estos valores, al mismo tiempo que tiene la responsabilidad de impartir los conocimientos adaptados a la edad del alumno. En materia educativa debe colaborar con los padres, pero no los puede sustituir, cosa que lógicamente no hace, pero que hay padres que responsabilizan a la Escuela de esta función.
     El proceso educativo no es otra cosa que el proceso de disciplinar la voluntad. Por eso, tanto en el hogar como en la Escuela, es indispensable exigir disciplina, que no quiere decir maltratar a los niños, sino exigir orden y respeto a la autoridad. Sin disciplina no hay proceso educativo, ni tan siquiera ambiente para instruir.
      El sistema educativo tiene que transmitir conocimientos, pero sobre todo el uso correcto de estos conocimientos, porque sino tendremos la anormalidad de personas muy instruidas pero carentes de educación. Como lo contrario también es cierto. Hay personas con muy escasa escolaridad, pero muy bien educadas.
     Un ejemplo aclara lo que estoy diciendo. En ninguna época de la historia, creo yo, se han divulgado, y hasta con crudeza, la instrucción sobre el sexo. Sin embargo en los países de mayor desarrollo, se busca la solución a los problemas de la vida sexual activa antes del matrimonio con el aborto y los preservativos. Se le da a los jóvenes mucha instrucción pero no se les educa sexualmente porque no se le enseña a asumir la responsabilidad que encierra la vida sexual. Se pretende enseñar como no cargar con las consecuencias de los actos sexuales, pero no se le enseña a llevar una vida sexualmente sana. Este es el camino de la depravación sexual que arruinará su futuro porque se desarrolla en ellos la irresponsabilidad.
     Pensemos en el valor de la honradez. No creo que nadie piense que está transmitiendo este valor diciendo que el robar es bueno siempre que no lo vean. Me gustaría recordar con relación al tema del sexo a los jóvenes, y a muchos no tan jóvenes lo que dice San Pablo en primera a los Corintios, (6,13): .
 


28- UN AVE MODELO DE CREYENTES


 

     Quizás te choque este título. Sin embargo muchas veces los animales sirven de modelo al hombre de tal manera que reflejan un instinto cercano a la inteligencia de los seres racionales, pero otras veces parece que los seres racionales son tan poco racionales que copian a los animales. Por eso lo que muchos repiten con frecuencia de que el mono se pare al hombre y sacan la conclusión que son nuestros ancestros, se puede invertir y decir que hay hombres que se parecen a los monos, porque no tienen ninguna capacidad racional, sino solamente para copiar y repetir lo que ven que otros hacen.
     En la Biblia hay pasajes en que comparan al hombre con los caballos y los mulos. Son los que no se dejan instruir por Dios. Dice el Salmo 32, v.8 .
Qué pasa cuando uno no se deja guiar por Dios y se olvida que los ojos del Señor están sobre nosotros y se deja dominar por sus instintos. El mismo salmo dice que sucede. Nos convertimos en caballos y mulos. < No seas sin entendimiento, como el caballo y el mulo; con la brida y el freno hay que sujetar su í­mpetu>.
     Hay muchos que se confiesan creyentes, pero están retratados en este verso 9 de este salmo. El Señor nos quiere guiar por el camino de la santidad, pero nos olvidamos de su presencia y hacemos lo que no debemos, como si El no estuviera observando nuestros actos externos e internos. Dios lo ve TODO.
     Hay otra afirmación en el Sal. 14, 1, que es interesante para entender el proceder humano. Afirma: . No lo dice con la mente sino con el corazón, porque al ser necio se anula la capacidad racional y se guían solamente por los instintos. Por eso son.

     Todos en alguna manera participamos de la condición de necios porque actuamos con frecuencia como si Dios no existiese. Nos escondemos de la presencia de los hombres cuando pecamos, pero no pensamos en lo que dice el Salmo: estarán mis ojos sobre ti>.
En esto copiamos la conducta del avestruz que cuando lo persiguen, mete su cabeza bajo el ala y ya cree que no lo ven sus perseguidores.
     Para ser creyentes hay que vivir en la práctica y no solamente en teoría esa verdad de la presencia de Dios en todas partes y que escudriña todos nuestros actos, tantos internos como externos. La realidad es que no importa lo que el hombre necio diga en su corazón, Dios lo ve todo.
     No tomemos como modelo la actitud del avestruz si no queremos ser como caballos y mulos. Por eso hay muchos que como su vida inmoral les condena, niegan la existencia del infierno e incluso la existencia de Dios. La conclusión que se puede sacar es que aquellos que no utilizan para el bien su inteligencia llevarán una vida como los animales...
     Me gustaría saber como piensas usted.  Espero que no seas de los necios.
 


 

29- EL MANDAMIENTO DE LA ALEGRIA

      
Yo creo que se falsea el Evangelio con mucha frecuencia. Por un lado seguimos con el esquema de los diez mandamientos del Antiguo Testamento y más o menos se predica sobre ellos y se enseñan en la catequesis de los niños.  Pero nos olvidamos que el Evangelio es el anuncio de una noticia alegre. Por lo tanto, La Buena Nueva, consiste en anunciar un mensaje de alegría, fundamentada en la presencia de Cristo entre nosotros que nos libera del pecado y nos da la esperanzana de la vida eterna.
      Por eso al leer el Nuevo Testamento nos encontramos que nos habla constantemente de una vida llena de gozo para todos los hombres, pero de una manera muy especial para los seguidores de Cristo. . (Lc. 2,10). Estas son las palabras para anunciar el nacimiento del Redentor en Belén.
      La alegría, pues, tiene que ser una característica permanente en la vida de todo hombre de bien. Precisamente hoy viven muchos llenos de miedo y sin alegría, porque no están convencidos de que Cristo vive entre nosotros. Vivir alegres es un mandamiento que con el otro aspecto de seguridad (no tengan miedo) es necesario convertirlos en un imperativo de vida del verdadero creyente.
      San Pablo insiste constantemente en este aspecto de la vida cristiana. (Mt. 5, 12) Pienso que cuando leemos el Nuevo Testamento no advertimos que la alegría es el hilo conductor. Son más de 200 textos referentes a esta cualidad de la vida del cristiano y de todo hombre de buena voluntad.
      Es sorprendente que nosotros que nos confesamos seguidores de una doctrina que predica el gozo y la alegría en los momentos de persecuciones y tribulaciones, sin embargo vivimos con tan poco optimismo, quejándonos de todo. San Pablo, que se había identificado plenamente con el misterio de la cruz de Cristo nos dice cual es su actitud:< Reboso de gozo en todas nuestras tribulaciones> (2 Cor. 7, 4) Y en varios pasajes nos dice que lo imitemos a él como él es imitador de Cristo.
    ¿En qué consiste la alegría? La alegría tiene que ser interior, porque radica en el alma y por eso es compatible con el sufrimiento corporal y con una vida llena de privaciones materiales. El problema de mucha gente es que no conoce otra satisfacción más que la que se deriva del placer corporal con el disfrute de los bienes materiales. La alegría cristiana, sin embargo, se basa en la esperanza de la vida eterna que nos asegura nuestra fe.
     Si meditamos el mensaje de los Angeles en el nacimiento de Cristo, exige de nosotros una actitud distinta de los que se están quejando siempre de lo que les sucedo o les rodea. Hay que reflejar la actitud del que vive una vida llena de alegría y optimismo. Por eso san Pablo dice a los fieles de Tesalónica: < Estad siempre gozosos>. ( 1 Tes. 5,16)
      Los cristianos tienen que ser personas de caras alegres, con un corazón lleno de esperanza y optimismo. El que no sea así no merece el nombre de cristiano.
      Yo pienso de esta manera. Quizás usted piense distinto.
 


30- PARADOJAS DEL SER HUMANO


    
Hablar de paradojas es hablar de desequilibrios o exageraciones y en la vida se dan con frecuencia. Se me ocurre pensar en ciertos valores que se han perdido por hacer resaltar otros que, si bien son buenos, al anular otros, también necesarios, se convierte en paradojas. Todos sabemos que no es fácil mantener el equilibrio entre los extremos y por eso es tan difícil mantener algunos valores fundamentales para formar una sociedad estable.
     Uno de los valores que han desaparecido en nuestra sociedad es el principio de autoridad. Al querer resaltar el respeto al individuo y su conciencia se ha anulado el rol de la autoridad y lo que había que buscar era un equilibrio entre ambos extremos. El individualismo exagerado desarrolla el egoísmo que perjudica al individuo y destruye el sentido de comunidad.
Esto se ve hoy muy palpable en la vida familiar. Ya no se reúne la familia para las actividades más cotidianas, como es el comer juntos, sentados a la mesa, donde no solamente se comparta el pan sino que los distintos miembros puedan compartir sus preocupaciones. Esto exige dialogo para compartir proyectos e ideales.
     Los avances de la técnica ayudan a este deterioro de la vida familiar. Hay varios televisores en casa para que cada uno vea sus programas preferidos, tienen su radio personal para escuchar la música que les agrada e incluso, cada uno puede alquilar y ver las películas que desee.....sin hablar del internet......etc.
     La carencia del principio de autoridad, pues, se ve claramente en la familia y de ahí pasa a las demás instituciones, tanto civiles como religiosas. Lo ideal, repito, es buscar un equilibrio entre libertades individuales y colectivas. Para ello hay que huir del AUTORITARISMO y de un exagerado INDIVIDUALISMO
     El autoritarismo que predominó en tiempos pasados impedía al individuo hacer decisiones personales, dando una importancia desproporcionada a las instituciones y relegando la importancia del individuo a su más mínima expresión. Se olvidan unos y otros que toda institución está para servir al individuo, no para servirse de él.
     El individualismo salvaje que hoy impera en la sociedad se ha cargado las instituciones y por eso la función que tienen éstas de proteger la libertad de los individuos, ha desaparecido.
No se piensa que al rechazar las instituciones, aun las más sagradas, como la Iglesia, el matrimonio etc. quien queda perjudicado es el propio individuo, pues nadie lo protegerá.
Cristo nos enseña que pertenecer a una comunidad es esencial para la vida cristiana. Por eso la única oración que nos enseñó es una oración comunitaria,
     Los miembros de su Iglesia deben vivir según el espíritu de esta oración. El ser humano necesita vivir en comunidad para poder ser feliz y sentirse seguro. Pero para ello hace falta una jerarquía que gobierne. Mientras los padres sigan abdicando a la autoridad que Dios les dio para guiar a sus hijos, autoridad que deben ejercer con amor pero con firmeza, los hijos nunca estarán preparados para la vida.
     Hay que respetar al individuo, pero éste debe aceptar de buen grado la función de la autoridad competente El individualismo nos hace insolidarios que
un mal social.

      Yo pienso de esta manera. Quizás usted piense distinto.