TEMAS 

51~60

 

     ¿Cuándo comienza y termina la vida humana?

     Meditar sobre lo que uno piensa

     Negarse a sí mismo

     Una posible obsesión de San Pablo

      Lama las cosas por su nombre  

      Nos gusta vivir engañados 

      Algunas notas sobre Cristo ...

      Jesús es en su aldea de Nasaret

      Ideas Claras

      Reflexionando

 

¿CUÁNDO COMIENZA Y TERMINA LA VIDA HUMANA?

        Es una pregunta que parece fácil de contestar y lo es en realidad. Pero sin embargo tiene una trascendencia extraordinaria el dar una contestación verdadera. Lo lógico es afirmar que comienza en el momento de la concepción y termina en la muerte, porque la vida es un continuo, el que no admita esto, tendrá que demostrar en qué otro instante empieza la vida humana y qué criterios él usa para determinar que en ese instante comenzó la vida de un ser humano y no en el instante anterior y tendría que llegar, si es lógica su deducción, al momento de la concepción.

        Por eso hay quien hace afirmaciones absurdas que no comprendo como se pueden presentar como algo lógico y comprendo menos como hay personas que las aceptan y las defienden.

        Me refiero al aborto y los argumentos que se presentan para defenderlo, todos ellos absurdos y que, sin embargo, satisface “intelectualmente” a gente que se consideran profesionales y gente que se cree instruida, educada. Se presentan como filósofos y pensadores y son, por desgracia, dirigentes de la sociedad, con cargos importantes y aun resulta más absurdo que sean algunos profesionales de la medicina, cuya finalidad es proteger la vida humana y prolongarla al máximo posible. Parece ser que la mente humana no es la facultad para conocer la verdad objetiva, sino la facultad para que se pueda aceptar el absurdo como verdad. Esto solamente se da en mentes depravadas.

        Es curioso que en nuestra sociedad está prohibida la pena de muerte por la simple razón de que la vida humana es sagrada porque le pertenece a Dios, autor de la vida. Sin embargo se establece la legalización del aborto. Porque se legalicen no deja de ser un acto criminal.

        Empiezo por afirmar que el aborto es siempre un crimen porque es el asesinato de un ser humano inocente en todos los casos. No hay ninguna circunstancia que cambie esta realidad. EL ABORTO SIEMPRE ES EL ASESINATO DE UN SER HUMANO INOCENTE.

        Veamos los argumentos que se usa para justificar el aborto.

1º ABORTO A PLAZOS: Lo que quiere decir esto es que hasta cierto tiempo de gestación se puede legalmente provocar el aborto porque supuestamente lo que tiene la madre dentro de su sen vientre no es vida humana. Si el embrión desde el primer momento no es humano ¿qué es? ¿qué es lo que le falta? Desde el momento de la concepción tiene completo su mapa genético, donde están ya contenidas todas las características personales de un ser humano, único e irrepetible. Solamente hace falta dejarlo desarrollar, que nadie lo mate o se muera por muerte natural.

Los que defienden el aborto a plazos, no importa que sea un plazo largo o breve, determinan estos por su criterio personal y arbitrario, pero no pueden apoyarse en ningún criterio científico.

        2º- LA MUJER ES DUEÑA DE SU CUERPO. Esto raya en la demencia por varias razones. El embrión no es parte del cuerpo de la mujer sino una vida aparte, un ser distinto, el cincuenta por ciento, aproximadamente tiene un mapa genético masculino por ser varón. Su composición cromosómica es destinta de la de la madre y del padre. Con la fecundación en probeta de laboratorio, que es una forma repugnante e irrespetuosa de manipular la vida del ser humano, esa vida empezó fuera de la mujer y después se la implantan mecánicamente en su útero. Nadie se atreverá a decir que le implantaron un embrión que no sea humano. La iglesia condena esta práctica porque fecundan varios óvulos y cada uno es un se humano y se selecciona uno y aniquilan los demás. Es exactamente lo que hacía Adolfo Hitler.

        Este argumento, lo podrían emplear con más lógica para presentar la prostitución, el uso de drogas, el alcoholismo, el suicidio, etc. como progreso humano y legalizarlas.

CUANDO SE PONE EN PELIGRO LA VIDA DE LA MADRE. El principio que la vida de la madre más importante que la del hijo que lleva en su seno, es un principio completamente falso, porque todas las vidas humanas tienen el mismo valor. Para los que ven la vida human desde un punto materialista, tendrían que defender la vida del embrión porque los grandes inventores de la humanidad fueron más útiles para el bien de la sociedad que sus madres. ¿Cómo tú sabes que no estás eliminando a un gran científico que puede cambiar la historia de la humanidad?

        Hay otro punto que debemos meditar. Para ello quizás contestar una pregunta muy sencilla pero que puede ser real en la vida. Si yo necesito un órgano vital, ¿puede darse una ley que me permita matar a otro para salvar mi vida? Nadie en su sano juicio defenderá semejante crimen, porque nunca es lícito matar al inocente. La obligación es tratar de salvar la vida de los dos y para los creyentes que sea Dios el que decida. Para los no creyentes que dejen que la naturaleza sea la que decida, ayudada por la ciencia al servicio de la vida.

        4º- CUANDO EL FETO TIENE DEFECTOS FÍSICOS. Los defectos físicos no cambia la esencia de la vida humana. No importa las limitaciones físicas, seguimos siendo humanos. Si se autoriza el aborto, es decir que los padres maten a un hijo porque descubren que su hijo viene con la tara de síndrome de Down, tendrán que aprobar una ley para sacrificar a todas las personas, no importa su edad, pues si son humanos después de nacer, también lo serían antes.

        Como se ve es fácil comprender que el ABORTO siempre es un crimen porque es la matanza de seres inocentes. Los que afirman lo contrario son mentes pervertidas por un materialismo repugnante.

 

MEDITAR SOBRE LO QUE UNO PIENSA

 

        No siempre uno medita sobre las consecuencias de lo que piensa, porque no le damos importancia al poder que tienen los pensamientos. Nuestras decisiones, aún las más vitales, dependerán de cómo pensemos sobre el asunto y lo firme que sea nuestra convicción.

        Esto parece una exageración, pero es así. La alegría, la tristeza, el entusiasmo o pesimismo etc. dependen de lo que estemos pensando en ese momento, pues nos cuesta mucho reaccionar en contra de lo que pensamos. Nuestra voluntad decide con facilidad, normalmente, en la dirección de lo que pensamos.

        Cuando nuestro pensamiento es sobre cosas transitorias y de poca importancia en la vida, esto no es un gran problema, pero cuando es algo vital que afecta profundamente nuestra existencia seremos víctimas de decisiones que marcarán nuestra vida futura irremediablemente.

        Quisiera tratar un punto que siempre me ha preocupado en la vida de los creyentes y es el siguiente: el valor y utilidad de la Biblia depende de lo que tú pienses de ella, según mi teoría.

        Hay quien piensa que la Biblia es un libro antiguo sin ningún valor religioso. Estos tales la leen como obra literaria, y es cierto este aspecto. Para ellos su lectura no tiene más transcendía en sus vidas, que la lectura, por ejemplo, de los clásico griegos y latinos y pueden disfrutar de su lectura desde distintos puntos de vista y pueden llegar al conocimiento de la gran cultura humana que tenía el pueblo que produjo esta obra literaria.

         No hay duda que es muy válido desde el punto de vista humano este estudio de la Biblia, pero evidentemente el valor de la Biblia es mucho más importante que esto, porque la Biblia es un libro religioso y este aspecto se sobrepone a todos los demás que se puedan estudiar. La BIBLIA es el libro de los creyentes en el verdadero Dios que revela su voluntad salvífica a los hombres.

        Desde este punto de vista solamente el verdadero creyente le dará el valor religioso que tiene. Dios, sirviéndose de seres humanos como instrumentos suyos ha querido revelarnos su voluntad. Por eso los creyentes, además del aspecto literario, buscan, sobre todo, la doctrina religiosa contenida en ella.

        El creyente estudia la Biblia, con la única finalidad de descubrir la voluntad de Dios. Pero la tentación del ser humano es modificar lo que Dios ha querido revelarle para acomodarlo a su manera de pensar.

        Entre los creyentes hay tres tipos de personas: Los que aceptan la Biblia en su totalidad y como la interpreta la Iglesia a quien Cristo le encargó esta función. Hay otros que le quitan partes a la Biblia. Otros le añaden cosas inventadas por ellos.

        ¿Qué consecuencia prácticas tiene esto? Da origen a todas clase de sectas y a nuevas “religiones”. Por eso como Dios sabía lo que iba hacer el ser humano con su revelación le advierte claramente con frecuencia en la misma Biblia que no se puede alterar nada de lo que él ha inspirado. La Biblia, pues, hay que tomarla en su totalidad.

        Es significativo como se cierra el último libro de la Biblia : “ Yo atestiguo a todo el que escucha mis palabras de la profecía de este libro que, si alguno añade a estas cosas, Dios añadirá sobre él las plagas escritas en este libro; y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, quitará Dios su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa” (Apocalipsis 22,18) es la misma advertencia que hace en el Deuteronomio: “No añadáis nada a lo que os mando ni suprimáis nada” (Deuteronomio 4, 2).

        Me interesa solamente apuntar algunas consecuencias de lo que hacen algunos y que se siguen llamando católicos y que se creen miembros de la Iglesia con plenos derechos. Hay quienes han quitado de la Biblia la confesión, porque si dicen que creen en ella no la practican. Otros se dicen católicos pero no creen en ella. Han suprimido la Eucaristía, porque solamente participan de su celebración en ocasiones especiales, como son entierros, bautismos y bodas. Hay otros que asisten a la celebración, pero suprimen la Comunión, unas veces porque viven en una situación irregular con relación a la doctrina del Evangelio, una vida de pecado objetivo o subjetivo; otros por indiferencia. La irregularidad de su vida frecuentemente es que han suprimido de la Biblia el Matrimonio como sacramento.

        Precisamente hay muchos que imitando a los Hermanos separados suprimen la casi totalidad de los sacramentos, sin los cuales no puede haber vida cristiana porque son los medios o instrumentos por donde nos llega la salvación realizada por Cristo. Suprimen la justicia de Dios y aplica su propia justicia por medio del odio y el rencor y la venganza. ¿Por qué sucede esto? Por dos razones muy obvias. Por falta de Fe y por sobra de ignorancia. ¡El gran pecado es la falta de formación cristiana……!

        Hay otros que por la misma razón, tienen la tendencia a añadir cosas a la Biblia. Esto genera todo tipo de supersticiones. No voy a hablar de todas ellas, porque si el número de sectas es casi infinito, el de superstición también lo es.

        Hay personas que no les llega la Providencia amorosa de Dios y le añaden el horóscopo. Su futuro lo penen en manos de los astros. Este futuro humanamente siempre incierto se lo aclaran los espiritista, con sus mentiras y falsedades. Substituyen la Providencia de Dios por el destino y la mala suerte etc. Hay quien cree que Dios los días 13 se duerme y se olvida de nosotros y nos deja en manos del Diablo, por eso el 13 es un número fatal. Lo que le acontece es fruto de la mala o buena suerte, no de la voluntad de Dios que así lo dispone.

        Se podría hablar de infinidad de supersticiones que llenan la cabeza de mucha gente, cabezas vacías completamente de las verdades del Evangelio, propio de las personas “crédulas”, pero carentes de los fundamentos más elementales de la fe verdadera. Tú ¿con quien estás?

 

NEGARSE A SI MISMO

        El evangelio dice que tenemos que negarnos a nosotros mismos. Es decir que tenemos que saber decir NO. La cuestión es que también hay que decir SI. Naturalmente todos estamos de acuerdo en decir si a aquello que juzgamos bueno y decir no a lo que juzgamos malo.

        Esto es un principio muy fácil de enunciar: hacer el bien y evitar el mal. El problema del ser humano es que busca siempre su bien subjetivo que muchas veces no coincide con el bien real o objetivo. Se decide por ese bien que muchas veces es un mal real.

        Esto le sucede al ser humano cuando el mismo se constituye en norma del bien y del mal según su propio criterio y conveniencia. Al hombre no le corresponde determinar lo que es bueno o malo sino a Dios. No llega con tener buena voluntad para determinar lo que es bueno o malo.

        Nadie puede dudar de la buena voluntad que tenía Pedro hacia Cristo cuando lo quiso persuadir que renunciase a los sufrimientos de la Pasión. A Pedro le parecía conveniente otro camino distinto del que señalaba el Señor Es muy significativo lo que le dice Cristo en Marcos (8, 33). “Quítate allá, Satanás, porque no piensas como Dios, sino como los hombres“.

        Aquí Pedro ha descuidado examinar solamente su criterio pero no examina cual es el criterio de Dios. Siempre que nosotros nos basamos en nuestro propio criterio humano y aplicamos los criterios de la fe, estamos trabajando fuera de los caminos de Dios y esto sucede muchas veces, por eso no progresamos por el camino de la santidad porque nos cuesta aceptar los criterios de Dios en el cada día.

        Para seguir los criterios de Dios nos dice a continuación Cristo lo que tenemos que hacer. La advertencia es para todos los que quieran seguir a Cristo “el que quiera venir en pos de mí, niéguese a si mismo, tomo su cruz y sígame” Marco (8, 34). San Lucas en el pasaje paralelo (9, 22) puntualiza algo muy significativo. Tomar la cruz dice tiene que ser cada día.

        Seguir a Cristo lo que significa es imitarlo. La cruz de cada día todos la conocemos. Son todos los trabajos y sufrimientos que cada día estarán presentes y que son como el condimento que dan sabor a la vida del creyente. Nuestra cruz, como es nuestra, nadie la puede llevar si no nosotros mismos, aunque hay muchos que tratan de cargársela en los hombros de los demás. Pasan la vida quejándose y buscando a quien echar la culpa.

        Nuestras cruces están compuestas por elementos externos a nosotros, que nos causan dolor y sufrimiento físicos y nos resultan desagradables, pero quizás para el verdadero cristiano los elementos que componen su cruz son elementos personales y de una manera muy especial las pasiones y toda clase de debilidades que nos hacen muy difícil la imitación de Cristo.

        Y ¿qué quiere decir Cristo con negarse a uno mismo? Es muy sencillo de explicar, pero muy difícil de vivir. Renunciar a nuestra propia voluntad y en su lugar poner la voluntad de Dios. Decidir nuestras acciones según la voluntad providente del buen Dios

        Precisamente la imitación de Cristo (seguir a Cristo) consiste en esto. En una ocasión, en su encuentro con la samaritana en el pozo de Jacob hace una afirmación bien clara “mi comida es hacer la voluntad de mi del que me envió y acabar su obra” (San Juan 4, 24).

        Cada uno de nosotros iremos siendo imitadores de Cristo en la medida que, nos sintamos felices cumpliendo la voluntad de Dios. Esto quiere decir que nunca podemos tomar una decisión por otro motivo, que no sea más que porque le agrada a Dios aunque a uno le cueste sudar sangre.

 

JESÚS EN SU ALDEA DE MAZARET

          Mucha veces familiaridad con las personas nos impiden  conocerlas en lo más profundo de su  ser.  Esto fue lo que les pasó a los compueblanos de Cristo. Lo habían visto crecer entre ellos, exteriormente no se diferenciba de la forma de ser  de los demás de su edad,  semejante en todo a nosotros, nos dice el autor de la carta a los Hebreos,  menos en el pecado. Para los  compueblanos era uno más de los muchachos,  que, aunque no había nacido allí, desde niño vivió con ellos, fue creciendo en el aspecto humano hasta llegar a ser un adulto.  De repente se va del pueblo.

          Seguramente muchos  no sabían donde había nacido. Ninguno de ellos había pensado que aquel hombre era Dios; que era  El Emmanuel del que hablaban los profetas. Cuando él lee en la sinagoga el pasaje de Isaías que se refería al Mesías  y  comenta que la profecía se había cumplido ese día  ¿ qué entenderían  los oyentes ? No lo entendieron correctamente porque siguieron con las mismas ideas erróneas  que tenían sobre el Mesías. Sus falsas ideas le agradaban más que la revelación que Cristo les anunciaba

          La impresión fue favorable, por lo que nos dicen los Evangelios, porque su egoísmo los llevó a pensar que era una oportunidad  para sacar ventajas  personales como compueblanos que eran. Lo que le pasa a mucha gente aparentemente muy religiosa que lo que buscan no es aceptar el plan de Dios en sus vida , sino que  haga Dios  algún  milagro en su favor. Tienen la religión no como medio de glorificar a Dios, único fin legítimo de toda la creación, pero de una manera muy especial la vida del ser humano. La depravación de la religión es convertirla  en un medio de glorificarse a uno mismo.

          El entusiasmo duró muy poco. De una aprobación general se pasa al rechazo total hasta querer despeñarlo  por un precipicio. A si es de voluble el ser humano ¿ Qué había pasado ?  Sencillamente Cristo le dijo algo muy ofensivo para ellos y que no podían soportar. Los que tienen torcidas intenciones  y carecen de sinceridad no pueden soportar la verdad. Lo expresa muy bien el refrán popular cuando afirma que la verdad es amarga.

          Me hace pensar en aquellos que tienen mucha fe y pasan alardeando  de gran fe porque supuestamente Dios nunca le niega nada de lo que le piden. Se sienten felices, porque en su insensatez tienen a Dios como un sirviente suyo.  Pero cuando Dios  no les cumple algún capricho, abandonan la  Iglesia  y empiezan a buscar a Dios en religiones falsas inventadas por los hombres o dicen que perdieron la fe. La realidad es que nunca fueron creyentes, sino egoístas que en vez de esforzarse por servir a Dios con su vida, intentaron servirse de Dios toda la vida. Y a Dios le repugna tremendamente  esta actitud de querer hacer de Él un objeto parausarlo en beneficio propio.

           Cristo lee su interior  y cuando le dice aquel refrán   “médico cúrate a ti mismo” y hace referencia a los milagros que había obrado en otros lugres y,  por lo menos algunos, ya eran conocidos  en Nazaret les revela una verdad fundamental que chocaba abiertamente con su mentalidad. 

          Cristo hace referencia  al  hecho milagroso del  profeta Elías que fue enviado a la viuda de Sarepta, que no era judía, y al del profeta Eliseo que    curó de la lepra de Naamán  que tampoco era judío.

          ¿ Por que la mención de esos dos hechos milagros que todos ellos  conocían desata una reacción tan violenta ? 

          Por un lado (a buenos entendedores pocas palabras bastan)  le dice que no hará milagros  en Nazaret porque no creen en Él como Mesías,  (que Él  no es un curandero ni mago) sino el Salvador de todos los hombres, no importa a que nación pertenezcan porque Dios ama a todos por igual.  Por consiguiente  ellos que  explotaban y odiaban a los que no eran Judíos, tenían que cambiar su conducta y amarlos porque todos somos hermanos, hijos del mismo Dios. Por tanto que lo que ellos enseñaban “amarás a tu hermano y odiarás a tu enemigo había que cambiarlo por amarás a tu enemigo porque es tu hermano”

          La verdad nos hace libres, nos dice Jesús  ¿por qué enfadarse cuando nos la dicen? Solamente hacen  eso los que son esclavos de sus vicios o son dementes.

 

UNA POSIBLE OBSESIÓN DE SAN PABLO

          Yo creo que San Pablo pensaba una y otra vez sobre el Misterio de la Encarnación.  Como las cosas de Dios son permanentes su fe le  aseguraba con certeza que este Misterio se tenía que prolongar en el tiempo, no solamente los frutos de la Encarnación sino que Cristo se tenía que seguir encarnado todos los días.  Esto lo había afirmado el mismo Cristo cuando le prometió a sus Apóstoles que estaría con ellos todos los días mientras hubiera algún ser  humano sobre la tierra.

          Esta presencia no puede ser virtual, sino real, y la única presencia real del Dios hecho hombre es la Encarnación. Evidentemente esta  Encarnación sucesiva  tiene que ser de una forma distinta de la primera, pero no menos real.

          Esta gran verdad  se le reveló a San Pablo camino de Damasco en aquella frase  <Pablo, Pablo, por qué me persigues> Esta frase contiene   precisamente esta segunda forma  de encarnarse Cristo a través de los siglos que se le revela en este primer encuentro con Cristo y que él desarrolla en la doctrina que expone en sus cartas sobre la Iglesia.  Para él la Iglesia, podríamos decir, no tiene otra finalidad que  prolongar en el tiempo el Misterio de la Encarnación.

           Es una forma distinta  como Cristo ayer, hoy y siempre se encarna  en su  Iglesia, por su identificación  con  sus seguidores. de como lo hizo cuando se encarnó en el seno de María, viviendo visiblemente entre los hombres por espacio de 33 años, pero no es menos real. La encarnación que realiza  en su  Iglesia es de  forma sacramental que él mismo escogió.

          La idea que tiene San Pablo de la Iglesia como Encarnación de Cristo la expresa de una manera muy clara, cuando dice que la Iglesia es el cuerpo de Cristo y cada uno de los bautizados es un miembro de Cristo del que recibe su vida espiritual.  La conclusión que se deriva de esta verdad es que la vida de los bautizados tiene que tender a ser una reproducción  de la misma vida de Cristo.  De ahí la frecuencia con que San Pablo habla de   padecer con Cristo, morir con Cristo, resucitar con Cristo, sentir con Cristo . Todos estos conceptos  y otros similares se encuentran expresados con mucha frecuencia en sus cartas.  Se podría resumir todo en la frase vivo yo, más no soy yo sino es que Cristo  vive en mi, expresión muy  clara de que Cristo es la cabeza de la Iglesia y vivifica a cada miembro.  Esta expresión de San Pablo afirma categóricamente  que Cristo vive en cada miembro de su cuerpo.

          La finalidad de la Encarnación es que la redención se concretice en cada persona por medio de la unión personal con Cristo.  Esto es lo que hacen los sacramentos que Cristo estableció para, que  por medio de la acción de Cristo que actúa en ellos, edifica su Iglesia.

          De esta doctrina se puede sacar muchas consecuencias para los cristianos, que ya los Apóstoles han expresado claramente en todos los escritos del Nuevo Testamento y que yo no voy a repetir aquí. Quiero solamente indicar que los cristianos debemos ser personas cuerdas y sensatas. Quiero terminar esta reflexión con lo siguiente.

          Si algún día nos encontráramos  con un hermano que machete en mano se estuviera cercenado  sus miembros, por ejemplo un pie o el  brazo, nos apresuraríamos a impedir semejante desvarío porque lo juzgaríamos demente. Pues si tu tienes fe en la doctrina del Cuerpo Místico de Cristo que es su Iglesia y nos trata bien, con cariño y amor a TODOS TUS HERMANOS, (no olvides que hermanos tuyos son todos los hombres) sino que con tu conducta le cercenas la alegría de vivir, ¿estarás cuerdo?  Perdona: creo que no, sino que estás loco

 

IDEAS  CLARAS

 

            Uno de los males de nuestro tiempo es llegar a creerse  de que se puede vivir sin   principios morales. Esta es la norma de vida, en la práctica, de la mayoría de las personas que confunden la libertad con el libertinaje.

El problema radica en que formamos nuestros criterios en los medios de comunicación masiva, radio, prensa escrita y televisión,  donde el criterio que predomina es la negación de criterios estables, sino que se da cabida a toda clase de afirmaciones, unas contrarias a las otras y se presentan tan aceptables unas como  otras porque ambas se le catalogan igualmente verdaderas. Es evidente que dos afirmaciones contradictorias  no pueden ser verdaderas las dos.

Esto genera una confusión mental, de tal modo  que las personas no saben donde están paradas. Carece de criterio personal y repite como los loros, las frases que ha oído y que le han agradado. No se analiza si es correcto y verdadero lo que se dice, que autoridad tiene en la materia el que lo afirma y otros criterios que habrá que examinar antes de tomar una posición personal ante tales afirmaciones. .

Personalmente he llegado a la conclusión  que el mayor mal de nuestra sociedad es que hoy se ha anulado la capacidad  del ser humano para distinguir lo que es bueno de lo que es malo.  Cuando al mal se le llama bien y al bien mal, el ser humano termina en una degradación tal que los mismos animales, si tuvieran capacidad de avergonzarse, sentirían vergüenza de tener el mismo hábitat  que los humanos.

Para poder distinguir el bien del mal y llevar una vida racional, es necesario formar nuestro criterio en la meditación de la Palabra de Dios. En las dudas de interpretación recurrir a la doctrina de la verdadera Iglesia de Cristo, que por no admitir absurdos morales, se le critica tan duramente, incluso por personas que dicen pertenecer a ella.

El ser humano es racional y por tanto debe tener la capacidad de sacar conclusiones lógicas de lo que el afirma, no   porque otros lo digan.

Quiero analizar desde este punto de vista el hecho del aborto. Sus defensores suelen presentar variados argumentos, cada cual más absurdo. Pero quiero  fijarme en uno muy trillado y que es quizás el que suena bastante bien a los oídos de muchos necios. Es la afirmación de que la mujer es libre para hacer con su cuerpo lo que ella quiera. Me imagino que el hombre también tendrá el mismo derecho.

Primero de todo nadie en su sano juicio puede afirmar que el feto es parte del cuerpo de la mujer, aunque está dentro de su cuerpo.  Si el argumento fuera cierto, entonces tendríamos que admitir que la mujer en cinta tiene dos cabezas, cuatro piernas, cuatro brazos, dos corazones, etc. y que en muchos casos es hombre y mujer a la vez. Es decir, que la mujer en cinta es un monstruo, no una madre. En realidad la que  mata a su hijo en cualquier etapa del desarrollo de éste, tiene más visos de ser un monstruo de la naturaleza que una madre

Cualquier biólogo, o cualquiera que conozca algo de genética, que tenga algún conocimiento en embriología  podría  explicar que esto es así.

Los corifeos del aborto gritan contra la Iglesia Católica por defender que no puede admitir tales aberraciones y presionan al gobierno para que cada día   liberalice más las leyes del aborto. Sin embargo, este argumento de que la mujer es libre para hacer con su cuerpo lo que quiera tendría razón para aplicarse lógicamente al hecho de la prostitución. Pero esta actividad se condena con la cárcel, y no se aboga por la legalización de esta actividad, porque va abiertamente contra la dignidad de la persona humana. El aborto va en contra de la vida de los inocentes y contra la dignidad también de la persona humana.

Hay muchos aspectos de la vida social  que siguiendo este argumento habría que promover o por lo menos no impedir. Por ejemplo ¿ por qué se impide el suicidio y se cura y cuida al que ha hecho el intento y no ha alcanzado el final fatal?. Sin embargo se quiere aplicar la eutanasia a los enfermos que luchan por mantener la vida.

No estoy defendiendo la prostitución, ni el suicidio, ni el aborto, ni ninguna de esas aberraciones que están tomando carta de normalidad en nuestra sociedad. Mi propósito es que el que me lea reflexione para que su vida no sea  absurda. Para ello oriéntela por  los principio de Evangelio.

 

ALGUNAS  NOTAS  SOBRE CRISTO RESUCITADO HASTA SU ASCENSIÓN

           Los autores de las cuatro Evangelios nos hablan de apariciones de Cristo resucitado. Todos nos cuentan de varios encuentros con Cristo resucitado y algún  detalle sobre el encuentro.

           San Lucas, en los Hechos de los Apóstoles, nos da una noticia a la que muchas veces no se le da mucha atención.  Nos dice cuantos días pasó Cristo resucitado apareciéndose a los apóstoles.  Fueron cuarenta días.  Y también nos dice de que hablaba con ellos.  Les hablada del Reino de Dios (Hechos 1, 3).

           Si uno lee los relatos de las apariciones de Cristo resucitado se puede llegar a la conclusión de lo que tenemos que entender con la expresión “Reino de Dios”.  El mismo Cristo les diseñó lo que debía ser la Iglesia: una comunidad de culto e instrumento de salvación para todos los hombres por medio de los sacramentos.

           Hay que tener presente que la Iglesia es un misterio de fe como también Dios es un misterio.  El misterio de Dios con relación al hombre consiste en que algunos  hombres  le sirven a Dios con su persona, sus acciones y su lenguaje como instrumento  para anunciar a la humanidad su plan de salvación para toda ella.  Esta fue la función del pueblo de Israel, con sus acontecimientos  históricos, con sus profetas y con sus escritos.  Por eso recibió el nombre de PUEBLO DE DIOS, no porque los otros pueblos no le pertenecieran, sino por la función especial que le había asignado.  Pero esta función de Israel era temporal y transitoria.

           En  Cristo, Dios verdadero y Hombre verdadero, sirviéndose de la naturaleza  humana, se realiza esa salvación, planeada desde toda la eternidad por el mismo Dios.  Por eso San  Pablo nos afirma constantemente que Cristo es el único Salvador de todos los hombres.  Esta Salvación tiene que ser actual y permanente en todas las etapas de la historia de la humanidad.

           Para actualizar este misterio de salvación, Cristo se sirve como instrumento de la Iglesia, como antes utilizó su cuerpo físico para realizarla.  Y para  distribuirla a cada hombre lo hace por medio de la Iglesia, por los sacramentos  que El mismo ha instituido  en su Iglesia.  Por eso San Pablo nos enseña que la Iglesia es el cuerpo de Cristo y nosotros, por el bautismo, quedamos constituidos miembros de este Cuerpo.

           Si no tenemos fe nunca podremos sospechar que la palabra humana, por la que se nos revela el plan de Dios, la naturaleza humana asumida por  el Verbo en su Encarnación, y la Iglesia, cuerpo místico de Cristo también,  forman parte del Gran Misterio del Amor de Dios.  No hay duda que, durante los cuarenta días que transcurren entre la Resurrección y la Ascensión del Señor, instruyó a los Apóstoles en este gran misterio de los poderes que le daba a su Iglesia.

           Cuando uno lee los relatos que nos hacen los Evangelistas de los encuentros de los Apóstoles con Cristo resucitado, hacen referencia a los sacramentos y la misteriosa presencia de Cristo resucitado actuando en su Iglesia.  Este Misterio solamente lo descubrirán los que hayan recibido el don de la fe.  Veamos más en detalle  lo que nos dice cada uno de los Evangelios.

           San Mateo  es el más parco en los relatos de las apariciones del Resucitado, pero muy denso en el contenido doctrinal.  Solamente nos habla de una aparición a los apóstoles para despedirse de ellos en Galilea.  La mañana de Pascua se aparece a las mujeres al regresar del sepulcro.

           Sin embargo, San Mateo es el que da más argumentos para demostrar que la resurrección de Cristo es una realidad y no fruto de la imaginación de sus seguidores. Primero por los guardias, ya que los mismos enemigos de Cristo encargaron  custodiar el sepulcro.  Y como ellos fueron los primeros testigos del hecho de la Resurrección de Cristo, se lo comunicaron a los príncipes de los sacerdotes lo sucedido.

           En la única aparición a los once, nos da suficiente doctrina sobre la Iglesia, aunque solamente nos hable del sacramento del Bautismo.  La  Iglesia  tiene la potestad de hacer de los hombres miembros de Cristo por este sacramento, potestad para enseñar con la autoridad de Cristo todo lo que El les ha enseñado a los Apóstoles, y expresa  con toda claridad que la Iglesia es el instrumento que Cristo utilizará para realizar su presencia en la tierra de una forma constante, real  y perenne.  Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo.  Esta afirmación no dudo es una referencia clara a la fe de la primitiva Comunidad cristiana en la  Eucaristía, (Misa) donde Cristo está realmente presente.

           Para pertenecer a la Iglesia hace falta el Bautismo y para bautizarse es  condición indispensable conocer las enseñanzas de Cristo y tener una fe viva, poner por obra su enseñanza.

           Quizás muchos desearían  más detalles para satisfacer su curiosidad, de lo que Cristo habló con ellos durante los cuarenta días que transcurrieron desde su Resurrección  a su Ascensión al cielo, pero no añadirían ningún aspecto importante a este maravilloso compendio que hace San Mateo de lo que significa  “habló con ellos del reino de Dios”, es  decir, de lo que es su Iglesia.

           San Marcos sigue el mismo esquema que San Mateo, aunque acentúa  algunos aspectos.  Por ejemplo, hace referencia a la aparición a los  discípulos de Emaús donde San Lucas  nos hace una descripción detallada de cómo se celebraba la  Eucaristía en tiempo de los Apóstoles.  Además, menciona explícitamente  la fe para bautizarse y  salvarse.

           San Juan es el que multiplica los encuentros de Jesús resucitado con sus discípulos; y es característico de él presentarlo en medio de sus reuniones y comidas.  La presencia real de Cristo en la Eucaristía se manifiesta en estas comidas donde Cristo repite las palabras  que pronunció en la última cena, cuando instituyó la Eucaristía. 

           En la aparición a los discípulos la noche de Pascua,  les dice que la Iglesia  es enviada por El para que comunique a cada hombre concreto la salvación y por eso le da el poder de perdonar los pecados (Sacramento de la confesión): “a quienes perdonen los pecados le serán perdonados”.

           La última  aparición  al lado del lago confirma a Pedro como su Vicario en la tierra y jefe de la Iglesia.

           Cristo resucitado, como nos muestran sus apariciones, es objeto de la fe para sus seguidores.  No es el conocimiento humano que hayan tenido, conviviendo con El antes de su muerte lo que les permite reconocerlo resucitado, sino la fe de que Cristo  se manifiesta vivo en la acción  de la Iglesia.  Por eso los discípulos no lo reconocen cuando se le aparece.

           Quizás necesitamos nosotros hoy no tanto tener un conocimiento especulativo de las Escrituras, nos puede ayudar.  Pero es mucho más importante  tener una fe profunda en el mensaje de las Escrituras, que es lo que nos quieren transmitir los Autores Sagrados.  Y este mensaje, al hacerlo vida cada uno de nosotros, llene nuestros corazones de esperanza cristiana para vivir con gozo el Evangelio.

           Los Evangelios no son reportajes de televisión de nuestro tiempo.  Por eso quiero terminar  con lo que nos dice San Juan 20, 30-31: “Muchas otras señales hizo Jesús en presencia de  los discípulos que no están escritas en este libro; y éstas fueron escritas para que crean que Jesús es el Mesías, Hijo de Dios, y para que CREYENDO tengan vida en su Nombre”.  Los Evangelios, pues, no tienen como finalidad primaria conocer lo que hizo Cristo en los tres años de vida pública, sino para que creamos en El y en su Iglesia que es ahora  su humanidad  por medio de la cual Cristo actúa.

 

NOS GUSTA VIVIR ENGAÑADOS

           Pocos admiten la verdad de que Dios es el que realiza la historia de la humanidad. Los creyentes debíamos dar testimonio de esta verdad, pues pensar que son los hombres los actores principales de la historia de la humanidad es un error garrafal y solamente lo pueden enseñar y creer los que no tienen fe en un Dios que desea la felicidad eterna del ser humano.

          Es cierto que Dios se sirve de algunos hombres para provocar acontecimientos que cambian la historia humana; pero Dios es el verdadero actor, pues los acontecimientos humanos Dios los utiliza para escribir su historia, que es la historia de la salvación, que es la única finalidad de la vida humana. Por eso la historia de los pueblos es obra de Dios, pero el hombre, lleno de soberbia, cree que él es forjador de su propio destino. Este engaño tiene una consecuencia práctica de gran trascendencia. El hombre cree que puede prescindir de Dios. Esta es la característica predominante en el pensamiento del hombre de nuestro tiempo, que busca sustituir a Dios por la ciencia, la técnica u otro invento de su propia imaginación.

          Ante esta realidad, que falsea toda la vida del ser humano, por ser algo irracional, - y Dios nos ha dotado de esa facultad que llamamos racionalidad-, buscamos como hacer "verdadero" lo falso, ya que la mente humana siempre busca la verdad. Esto se logra con relativa facilidad. Se niega la ley natural impresa por Dios mismo en la conciencia del hombre, se suprime la ley positiva promulgada por el mismo Dios en la revelación. Con esto se suprime las verdades objetivas, quedando el ser humano reo de su subjetivismo. Para el hombre de hoy no hay verdades absolutas sino que solamente admite un relativismo moral negando la moral objetiva.

         Llegado a este punto no hay más legislación válida que la que emana de los poderes públicos, es decir, solamente hay leyes humanas, sin referencia a la ley natural y a las leyes de Dios. De esta forma son las leyes emitidas por hombres depravados las que gobiernan la sociedad. Esto lleva a la tiranía más horrible, pues el estado se hace dueño de la vida de sus ciudadanos. Es el estado quien determina quién tiene derecho a la vida y quién debe morir (ley del aborto y otra semejantes). La vida deja de ser un don sagrado, cuyo dueño absoluto es Dios, y se convierte en algo utilitario para el estado, como si el ser humano no tuviera una dignidad mayor que la de los animales.

          Esto que parece una simple teoría o un juego de palabras, se convierte en realidad horrible, por medio de leyes emanadas de los parlamentos nacionales. En esto hay una gradación hasta llegar al exterminio. Solamente quiero enumerar algunos de estos métodos que se presentan como la panacea de todos los males sociales que hoy afligen a la humanidad: píldoras abortivas, castración del ser humano para que no se reproduzca (cualquier parecido con lo que se hace con los animales es pura coincidencia) las leyes que presentan el aborto como un derecho de la mujer, por las que se condena a muerte a millones de inocentes; y en el otro extremo de la vida, la eutanasia, que con un criterio utilitario se quiere eliminar a todo aquel que no puede cumplir con la cuota asignada de producción. Como podemos ver, la vida humana queda sin ninguna protección antes de nacer y cuando se llega a la ancianidad.

         ¿Cómo se llega a estas aberraciones y que la gente las admita como normales? Es sencillo: cuando se cambia el significado de las palabras y se le da un significado completamente contrario a lo que normalmente significan.

         La eutanasia es MATAR a los ancianos o personas con unas taras físicas que le impiden llevar una vida que, según los parámetros materialistas de nuestra sociedad, es inhumana. Pero los que defienden la cultura de la muerte le llaman MUERTE PIADOSA. Al asesinato de los inocentes antes de nacer se buscan los argumentos más peregrinos para justificarlo y se dice que es la interrupción del embarazo. La interrupción normal y natural del embarazo se llama PARTO. El aborto es el asesinato del ser humano antes de nacer.

          Podríamos analizar otros términos muy en boga en nuestro tiempo por ejemplo PROGRESO. ¿Hacia dónde? Muchas veces es un retroceso hacia la selva. Para los de mentalidad atea y materialista solamente consideran progreso la técnica y lo material o económico, porque nos proporciona alguna comodidad. Pero el verdadero PROGRESO tiene que ser integral y dando prioridad a los valores humanos y cristianos que son los que dan verdadero sentido a la vida del hombre ¿qué es el hombre sin valores humanos y cristianos? Un ser sin sentido de vida y camina a la propia aniquilación.

LLAMA A LAS COSAS POR SU NOMBRE

Hoy se pone poca atención a la evolución del significado de las palabras. No es la Real Academia de la Lengua la que cambia el significado verdadero de las palabras sino el uso frecuente que la gente haga de ese significado. Por eso cuando a una palabra se le asigna un significado incorrecto se pervierte la expresión del concepto, porque la palabra es la encarnación del concepto. La palabra escrita o hablada hace visible el concepto. Por eso se forma un concepto falso en la mente que no corresponde a la realidad y a la verdad.

Para las personas que tienen poca capacidad crítica aceptan con facilidad dicho significado como algo correcto sin darse cuenta que lo que hay detrás de ello es una filosofía de perversión de la conciencia social para que la mayoría de la gente acepte con facilidad algo falso como verdadero y que rechazaría si conociese el verdadero significado de la palabra. No perciben que el verdadero objetivo que tienen realmente los que usan esa técnica es conseguir cambiar la conciencia de las personas. Por eso usan términos ambiguos que aparentemente no tienen ninguna carga negativa.

Esto no tendría mucha importancia si no fuera que pervirtiendo el lenguaje, pervertimos nuestra mente y cuando se pervierte la mente se pervierte la conciencia de la persona. La honradez natural de toda persona es rechazar la mentira que es la falsificación de la verdad. Pero hay verdades a medias, que son más dañinas que las peores mentiras porque mucha gente no descubre la falsedad que encierran.

Si no entiendes lo que estoy expresando, con los ejemplos que señalo a continuación, entre muchos otros que se podrían citar, creo te lo aclararán.

EJEMPLOS

LEGAL:

Es algo que está conforme con lo que prescribe una ley, pero eso es muy distinto de lo que piensan muchos, que lo legal es siempre algo correcto, justo y moral. Para que esto fuera cierto las leyes tenían que ser todas acorde con la justicia y la moral. Pero la mayoría de las leyes de los hombres (nuestros políticos son quienes hacen las leyes) no cumplen con este requisito.

Veamos:

Porque el aborto esté legalizado, por desgracia, en muchas sociedades, no deja de ser una gran inmoralidad por ser el asesinato de un ser inocente e indefenso. En este caso, el aborto no deja de ser un crimen legalizado, como en otro tiempo estaba legalizada la esclavitud y otras muchas cosas que la sociedad admitía como legales y hoy solamente el recordarlas nos avergüenzan.

¿Que palabra se usa hoy para referirse a este asesinato que se comete en el aborto,? Además de legalizarlo para que haya un gran número de personas que lo acepten como algo normal no como lo que es: un asesinato, no se usa la palabra aborto.

El término que se usa no es la palabra aborto que en la mente de muchos tiene una connotación MUY NEGATIVA, E INMORAL, sino que dicen que es la "interrupciónvoluntaria del embarazo". Esta expresión no tiene tanta carga negativa y disimula la criminalidad del hecho y, por ende, NO EXP0RESA CON CLARIDAD que quien lo practica es un verdadero criminal. Y por tanto los que promovieron y aprobaron dichas leyes son delante de Dios responsables de todos los actos criminales que se realicen bajo el amparo de dichas leyes.

Hay dos maneras de interrumpir el embarazo: Una criminal, asesinando al feto en el vientre de su madre, (los métodos son muy variados para ejecutar este asesinato) y hay dos que no son criminales; el aborto involuntario y por el nacimiento normal. En estos dos casos es la naturaleza que actúa, sin violencia externa, condición que no se da en el aborto provocado.

Los argumentos que presentan los defensores del aborto son totalmente absurdos y no me voy a detener en exponerlos. Tan absurdos como decir que la mujer tiene derecho al aborto Es decir que una madre tiene derecho a matar a sus hijos cuando ella lo crea conveniente. Otro tan absurdo como este es que la mujer es dueña de su cuerpo. Como si el hijo concebido fuese parte de su cuerpo. Aunque el hijo esté dentro de ella, es una vida distinta, es un ser distinto, tiene desde el momento de su concepción una composición genética distinta de ella y muchas veces, aproximadamente 50%, tiene una composición genética masculina y se podría señalar muchas más diferencias.

Solamente te quiero decir, llama a las cosas por su nombre y no perviertas tu mente y tu conciencia

 

Reflexionando

 

          Hace unos días salió una noticia que  todos los medios informativos  calificaron como algo horripilante. Quizás tú también  reaccionaste de esa misma manera, porque tus sentimientos son más fuertes que tu conciencia cristiana y tu racionalidad. Lo malo de esto es que los sentimientos son muy pasajeros. En el ser humano lo que debe ser permanente es su conciencia y su racionalidad, para que ilumine la inteligencia para que sepa distinguir lo que es verdaderamente  bueno y lo que es verdaderamente malo. Cuando la conciencia se deforma, por las razones que sean, oscurece la racionalidad y en ciertas ocasiones la anula y se toma como virtud el vicio y como aberrante la virtud.

  La noticia a la que me refiero se trata de un padre que mete a su hijo de cinco meses de nacido el congelador. Claro que esto tuvo que realizarse con la anuncia de la madre y allí lo encontró la policía.

          No voy a  calificar si estos  padres merecen tal nombre, si están dementes o son deficientes mentales o si  tienen escolaridad o no, cómo fue el hogar donde se criaron. .... etc.  Eso le corresponde a un psicólogo o siquiatra, pero no a mí, pues mi preparación no es en ese campo.

            Lo que yo pienso  es que todo lo que dijeron sobre ellos, y esto es lo trágico, sería más justo si se le aplicaran a otras muchas personas. A toda  esa gente de la que Cristo dijo  en su Evangelio  "cuelan un mosquito pero se tragan un camello."  Todos aquellos que han matado su conciencia y no entiende el valor de la vida humana y su dignidad intrínseca desde el momento de su concepción hasta su muerte natural. La reacción solamente demuestra el horrible  grado de hipocresía que vive  esta sociedad.

          En el Evangelio vemos que Cristo  se encara con los hipócritas de su tiempo y usa un lenguaje  durísimo. Puedes leer y reflexionar sobre el capítulo 23 del Evangelio de San Mateo. Yo aquí solamente citaré algunos versículos: " ¡Hay de vosotros escribas y fariseos hipócritas  que limpiáis por fuera la copa y el plato, pero vosotros por dentro  estáis llenos de rapiña y codicia...os parecéis a sepulcros blanqueados....por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda suerte de inmundicia.  Así también vosotros por fuera aparecéis justos a los hombres  pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad...raza de víboras."!...  

          Quizás al leer esto no veas la relación que tiene con el caso sobre el que estoy reflexionando.

          Si no eres demente o retardado mental creo que puedes comprender  algo muy elemental. Si esos padres cuando su hijo tenía  cinco meses de gestación  hubiesen ido a una clínica de abortos  y se lo sacasen y lo congelasen para después venderlo a algún  laboratorio  de cosméticos.... ¿--?

          Y porque los medios de comunicación no dicen lo mismo de esas clínicas y de los que trabajan en ellas y de los que la autorizan y de los que ante tantos niños sacrificados por la codicia y el egoísmo no nos indignamos sino que  nos callamos. ¿....?  y LOS QUE DIERON ESAS LEYES  QUE ES LA CAUSA DE QUE MUERAN ASESINADOS MÁS INOCENTES QUE EN  TODAS LAS GUERRAS...¿--?... y se critica a la Iglesia porque defiende la vida . Somos más hipócritas que aquellos escribas y fariseos a quien Cristo  trató con tanta dureza.

          Los que se dedican a esto su conciencia les acusa y por eso les da vergüenza  llamar por su nombre lo que hacen  y lo esconden bajo palabras  que suenan bien: clínica de interrupción de embrazo, cuando el nombre verdadero debía ser CLÍNICA DONDE ASESINAMOS CADA DÍA TODOS LOS NIÑOS  QUE PODEMOS.

CLINICA DE PLANIFICACIÓN FAMILIA. TIENE LAS MISMAS FINALIDADES Y USA LOS MISMOS MÉTODOS.

          Parece que consideran al ser humano un animal muy peligroso y por eso  quieren exterminarlo y creo que van camino de lograrlo, si Dios no pone su mano.